domingo, 13 de septiembre de 2015

MANUAL PARA DESPUÉS DE MORIR


Bien, supongamos que ese señor que habla con eco los domingos tiene razón y hay algo mínimamente interesante más allá de la cerca. En tal caso siempre irán bien algunos consejos básicos tras cruzar el "tuniluz", suponiendo que los recuerdos almacenados en tu cerebro se vuelquen en otro formato compatible, donde quiera que estés.
"Si ves una cola de gente aguarda turno con educación"
En primer lugar muéstrate humilde. Nada de “Olé mis cojones! Soy un tío grande!” o cosas por el estilo. Piensa que no tienes ni pajolera de qué haces ahí ni por cuánto tiempo. Considera la posibilidad de que se trate de un sueño preagónico y nada de lo que veas sea real, comenzando por el deportivo rojo que hay delante. Si ves una cola de gente aguarda turno con educación. Sé discreto. Si los espíritus mantienen su apariencia terrenal, no señales con el dedo al que le falta una cabeza o está hecho papilla. Mientras esperas que una azafata te dé más información (perdón por el toque machista), redacta mentalmente una breve semblanza de tu vida que suene bien. Ten en cuenta que una misma verdad puede ser contada de mil maneras distintas, algunas de ellas muy atractivas. Por ejemplo, si has sido narcotraficante y te has cargado a, pongamos, noventa rivales, no quedaría bien ocultar o negar este último dato. Lo que seguramente les interesará a tus entrevistadores será la percepción que puedas tener de lo que has hecho en vida. Podrías decir, en este caso, que la droga era para promover experiencias místicas en tus clientes con el fin de acercarles a Dios, y que el reguero de cadáveres tras de ti eran sacrificios para esa deidad que tienes delante. Eso de las ofrendas humanas gusta mucho. Además, piensa que si escribes un resumen novelado de tu vida y, finalmente, no hay más allá, se podrá utilizar al menos como panegírico en tu funeral.
Otro aspecto a tener en cuenta es el asombroso potencial que se adivina en el futuro de la raza humana. Si esto sigue así, con una progresión geométrica en los avances científicos que en poco tiempo convertirán los geriátricos en clubs de swingers, no hay que descartar el bombazo de la resurrección. Sanitas ofrecerá servicios gratuitos que permitirán resucitar al asegurado para que siga pagando la cuota mensual. Ya tengo título para esa entrada "Manual para después de renacer".

No hay comentarios:

Publicar un comentario