martes, 15 de septiembre de 2015

LA MAQUINILLA DEL TIEMPO

No. No me refiero al smart watch que llevas en la muñeca y te avisa de cuándo toca ir al baño (sacar el tema), sino a la que, hipotéticamente, debería permitirnos viajar por otras épocas. Ah! Si yo fuera capaz de algo así. Justo hoy, que salía la esquela de mi añorado James Last. Digo añorado porque admirado me parecería faltar a la verdad. Su música era positiva y sencilla, "easy listening". Vamos, la música que escuchas en el pasillo de lácteos o en el ascensor, pero que también  me acompañó en muchos viajes al cole a través de una cinta que estaba como soldada al casette.
"Registraría el logo de la manzana de Apple"
Volver a esa época que a veces odiaba, pero como un visitante del futuro, con todas las combinaciones de la lotería y unos cuantos inventos en la manga, sería una experiencia maravillosa. Lo primero que haría es registrar el logo de la manzana de Apple; luego convencería al Fary para que interpretara Billy Jean, el futuro gran éxito de Michael Jakson. Por último, me daría dos hostias bien dadas a ver si espabilaba de una vez. Pero seamos realistas, eso es algo que no se conseguirá hasta dentro de, como mínimo, dos años; seis meses si entra en el proyecto Corea del Norte. Sin embargo, hay algo más accesible e igual de importante. Se trata de viajar al presente. Para muchos, conseguir algo así significaría darse cuenta de con quién están hablando, o encontrar papeleras para todo lo que tiran al suelo mientras pasean y que, al estar en otro plano temporal, no son capaces de percibir. Son legión quienes transitan por el mundo ignorando las necesidades del prójimo. En fin, lograrlo representaría un gran paso para sincronizar a esa parte de la humanidad con el resto. La ciencia lo llama alteración diacrónica, pero popularmente se conoce como agilipollamiento.

domingo, 13 de septiembre de 2015

MANUAL PARA DESPUÉS DE MORIR


Bien, supongamos que ese señor que habla con eco los domingos tiene razón y hay algo mínimamente interesante más allá de la cerca. En tal caso siempre irán bien algunos consejos básicos tras cruzar el "tuniluz", suponiendo que los recuerdos almacenados en tu cerebro se vuelquen en otro formato compatible, donde quiera que estés.
"Si ves una cola de gente aguarda turno con educación"
En primer lugar muéstrate humilde. Nada de “Olé mis cojones! Soy un tío grande!” o cosas por el estilo. Piensa que no tienes ni pajolera de qué haces ahí ni por cuánto tiempo. Considera la posibilidad de que se trate de un sueño preagónico y nada de lo que veas sea real, comenzando por el deportivo rojo que hay delante. Si ves una cola de gente aguarda turno con educación. Sé discreto. Si los espíritus mantienen su apariencia terrenal, no señales con el dedo al que le falta una cabeza o está hecho papilla. Mientras esperas que una azafata te dé más información (perdón por el toque machista), redacta mentalmente una breve semblanza de tu vida que suene bien. Ten en cuenta que una misma verdad puede ser contada de mil maneras distintas, algunas de ellas muy atractivas. Por ejemplo, si has sido narcotraficante y te has cargado a, pongamos, noventa rivales, no quedaría bien ocultar o negar este último dato. Lo que seguramente les interesará a tus entrevistadores será la percepción que puedas tener de lo que has hecho en vida. Podrías decir, en este caso, que la droga era para promover experiencias místicas en tus clientes con el fin de acercarles a Dios, y que el reguero de cadáveres tras de ti eran sacrificios para esa deidad que tienes delante. Eso de las ofrendas humanas gusta mucho. Además, piensa que si escribes un resumen novelado de tu vida y, finalmente, no hay más allá, se podrá utilizar al menos como panegírico en tu funeral.
Otro aspecto a tener en cuenta es el asombroso potencial que se adivina en el futuro de la raza humana. Si esto sigue así, con una progresión geométrica en los avances científicos que en poco tiempo convertirán los geriátricos en clubs de swingers, no hay que descartar el bombazo de la resurrección. Sanitas ofrecerá servicios gratuitos que permitirán resucitar al asegurado para que siga pagando la cuota mensual. Ya tengo título para esa entrada "Manual para después de renacer".

LA VIDA ES BROMA

Por supuesto que muchos discutirán semejante afirmación, aunque un título tan categórico no olvida que hay bromas de muy mal gusto. Por encima de eso, del pésimo sentido del humor que algunos se gastan, y observando la obra en su conjunto, se intuye que la vida es una enorme y delirante fantasía de esas que colocan una sonrisa en los espectadores cuando les ves abandonando la sala de proyección.
"La vida es una enorme y delirante fantasía"
Vale, ese cartaginés de ahí sale de una batalla que ha sido una auténtica escabechina, pero en el mismo instante que un afilado acero le bifurca de arriba a abajo, comprende el irónico “non sense” de la vida, la torpe concatenación de hechos que le ha llevado hasta ese punto, y se jura que si vuelve a nacer ya nadie le engañará tan fácilmente. Por desgracia, parece ser que las anotaciones que vamos tomando a lo largo de la vida desaparecen al morir, con lo que la historia esa del perfeccionamiento kármico no se sostiene por ningún lado. Conclusión: si te reencarnas veinte veces en una sirena, veinte veces vas a terminar enamorada de Tom Hanks.

jueves, 10 de septiembre de 2015

QUÉ HACER SI TE PERSIGUE UN OSO

Debo confensar que en la vida me había preocupado el tema, pero últimamente los documentales de sobremesa se han vuelto monotemáticos: que si el oso polar por aquí, que si el Grizzly por allá. Lo cierto es que cuando vi una escena en la que un enorme oso perseguía a un pobre ciervo, en un momento indeterminado de mi siesta, por un verde y frondoso prado que descartaba los Monegros, me quedé asombrado de la velocidad que alcanzaba aquel bicho. Rápidamente concluí que en campo abierto ese animal me cazaba en tres segundos.
"No son fofisanos, sino Freddy Krueger acolchado y con hocico"
Sin embargo, siempre habrá algún arbolito al que subirse, me tranquilicé enseguida. Error! estas bestias trepan como ardillas a pesar de sus cuatrocientos kilos. No son fofisanos, sino Freddy Krueger acolchado y con hocico. A pesar de todo me volví a tranquilizar con la idea de que si me pillaba cerca de un lago o en la playa, con meterme en el agua asunto resuelto. Error de nuevo! Eso es lo pero que puedes hacer ("peor", quise decir: me entra miedo y escribo pero). Un oso aguanta más que una foca en el agua. Puede nadar durante días. "Pues buceo", pensará alguno. Descansa en paz, insensato. Bucean como dioses. "¿Entonces?", os quejaréis la mayoría. Bien, lamento deciros que si no lleváis encima un lanzagranadas o cincuenta kilos de la mejor carne vacuna, saldrá el rótulo "game over", a no ser que tengáis la suerte de que os pille en zona urbana. En ese caso buscad un Starbucks y meteos en él: a los osos no les gusta el café.

martes, 8 de septiembre de 2015

CÓMO DAR CONSEJOS QUE PAREZCA QUE SABES

Si miráis un poco a derecha e izquierda observaréis que han proliferado los post, artículos, entradas, o como queráis llamarlos, con títulos parecidos a "Las X cosas que debes tener en cuenta si...", "X claves para...", etc. Cambiad la X por el número que más os guste y asomará ese título ubicuo en tantos lugares, libros incluidos, que pretende saciar nuestras ansias de conocimiento con una sabia síntesis de datos y experiencia, aunque a veces lo que consigue es dinamitar nuestra percepción de la realidad. "Las veinte mejores formas de coger un vaso", lees un día, y a partir de ahí tu vida se convierte en una incertidumbre insoportable. Te pones nervioso cada vez que sostienes un vaso de agua. En público ni lo intentas porque ya has roto docenas. Pero aquí no hemos venido a confraternizar con las víctimas, sino a crear las bases para colocarnos en el lado de los que dictan las normas. El mundo es de quien tiene claro por dónde hay que ir o cómo hacer las cosas. Unos cuantos aciertan, el resto termina en política.
"El mundo es de quien tiene claro por dónde hay que ir. Unos cuantos aciertan, el resto termina en política"
Cinco cosas que debes tener en cuenta para escribir "Cinco cosas que debes tener en cuenta"
  • En primer lugar debes comenzar siempre poniendo "En primer lugar". Lo que venga después pecata minuta.
  • Existen una serie de frases o expresiones mágicas, capaces de hacer verosímil lo increíble. Por ejemplo: "Fulanito lo hizo", "Lo que yo te diga", "Tú hazme caso". Algunas, subliminalmente, reforzarán nuestro texto con nombres de prestigio, como "Obamos a ver", "Van con Santander", "Felipe es esto", etc.
  • La lista debe tener una figura geométrica delante de cada párrafo, preferiblemente un círculo. No pongas formas de animales porque eso colocará tu credibilidad a nivel de la rana Gustavo, a no ser que tu público esté formado por economistas de prestigio.
  • Es conveniente insertar un gráfico bonito relacionado con el tema; en el caso de no tener nada a mano es suficiente con que aparezca alguien atractivo mordisqueando un lápiz.
  • Por último intentaremos condensar nuestras recomendaciones con una frase de paso universal, tipo "No hay que olvidar que lo más importante para lograr nuestros objetivos es recordar siempre cuáles son". Un mensaje ambiguo donde los haya, que prácticamente puede significar cualquier cosa y que os servirá, también, para salir del paso cuando os quedéis en blanco.
Cinco formas de despedir una entrada
  • Hasta la próxima
  • Que os aproveche
  • Sed buenos
  • Saludos cordiales
  • Porfa plus +1